El Valeria Soul de Yuncos.

Yuncos es el pueblo donde una vez me convertí en "El enigma" (una larga historia) a mitad de camino entre Toledo y Madrid, pero más cerca de casa. Allí existe una bonito local que se llama "Valeria Soul", y en el que además de las noches de discoteca y musicote, tienen una cocina de chuparse los dedos, y ahora programan mis viernes actuaciones en directo. Yo tuve el placer de ser el tercero en pasar por allí, y la verdad es que la respuesta del público fue muy buena.

Vanesa y Rober, encargados del negocio, me avisaron de que podría salir mal por ser una de las primeras, pero lo cierto es que se acercó bastante gente, pusieron tapas, hubo un par de cumpleaños, y casi todos se animaron a dar palmas, y hasta a hacer unos coros.

 

Ojalá la propuesta siga para adelante y nos volvamos a ver pronto.

Sofar Sounds Madrid.

¡Alucina! Hace una semana Almu se puso en contacto conmigo para ver si podría hacerme el última Sofar Sound de Octubre en Madrid. Llevo como cosa de dos años detrás de ellos, pensando en que su proyecto es la leche, y que el mío encajaría genial en todo su tinglado. Y Así fue.

No pude decir nada, ni hacer promoción, porque como sabéis, la idea trata de hacer actuaciones sorpresas en sitios secretos. Stefano Bradi cargó con su contrabajo y Damián Acero trajo guitarra, mandolina y violín. Mis armónicas, el buen ambiente, y la conexión que flotaba en el ambiente, hicieron el resto. Es verdad que era víspera de Halloween, pero también que nosotros teníamos muchas ganas de salir.

Compartimos cartel con Rueda y Jamones con Tacones, dos pedazo de bandas que desde aquí os recomiendo, y al final hicimos un bolo con tres tipos de música completamente distinta, pero con un nexo en común: el corazón.

Eternamente agradecido por contar conmigo en una iniciativa tan bonita, y por devolverme la esperanza: aún hay gente dispuesta a escuchar.

Los Clásicos con Kike San y AV.

Este miércoles, he podido ser el "artista invitado" en el bolo que dieron mis amigos Sabías a lo que venías en los Clásicos, y Kike San.

Desde pequeño, he echado siempre un poco de menos la ayuda de las generaciones de músicos anteriores a la mía en Toledo, algo que no sentí los años de universidad que residí en Madrid, en donde el gremio se dedicaba más a apoyarse y defenderse entre sí para hacer piña; que a criticarse. Como he podido cruzarme con un par de ejemplos que me sirvieron de tanto, como lo fue y sigue siendo Amable, creo que es casi obligatorio, que las distintas generaciones nos mezclemos para aprender unos de otros, y compartir espacios y momentos.

Lo que sucedió en Los Clásicos anoche, con tanta gente entregada a un espectáculo de cachorros casi desvirgándose en directo, dispuesto a disfrutar cada segundo como si fuese el último es algo que me llevo a la tumba.

Gracias por la lección amigos.

Una publicación compartida de Kike Calzada (@kike_calzada) el

SiriaFest en el Círculo de Toledo.

La gente de Música por Siria ha contado con mis canciones para llevar a cabo una bonita iniciativa en Toledo, que se va a desarrollar en otras muchas ciudades del país, y que en definitiva consiste en una serie de conciertos en los que la entrada recaudada será destinada para ayudar a construir una escuela en Siria, de tal forma que podamos darle al menos, a toda esta gente que está sufriendo la barbarie de la guerra, la posibilidad de poder educarse, estudiar, y aprender a ser libres, para elegir, y no volver a cometer los mismos errores. Nadie elige dónde nace, pero por lo menos, sí que podemos intentar echar un cable desde nuestra pequeña posición.

Por eso, para nosotros, desde el punto de visto artístico y cultural de la ciudad que presume de ser de "Las Tres Culturas", resulta una labor indispensable para poder ayudar con nuestro pequeño granito de arena, a intentar mejorar una situación que ya es bastante dantesca. Es un honor poder hacer con música por una causa tan noble, y con amigos tan bonitos como Fizzy Soup, con los que tuvimos placer de compartir escenario y birras.

Gracias también a EnClavedeSol.Org que contó con nosotros para la causa, y a David Gamero por las fotografías.